Artículo


Artículo

articulo1 principal

El colibrí, las finanzas y la innovación

La innovación quiebra viejas estructuras de mercado, deja obsoletos a viejos paradigmas, redistribuye las posiciones de poder.

Hace poco leía una frase que rezaba lo siguiente: “físicamente es imposible volar de la forma como lo hacen los colibríes. Felizmente, los colibríes no saben nada de física”. Esta pequeña pero potente frase será la base para explicar algunas cuestiones previas a lo que me concierne. Cuando me pidieron elaborar este pequeño artículo mencionaron dos palabras que son muy familiares dentro de mis quehaceres: innovación y finanzas. Al escucharlas no pude evitar dibujar una sonrisa en el rostro.

no es malo ser especialista, es malo pensar  que el conocimiento que se posee debe de regir el mundo que lo rodea…

Por: Luis Riquelme

Tanto en las aulas como en el mercado, es común encontrarse con los llamados especialistas; aquellos que se desviven apasionadamente por lo que sus maestros de moda les transmiten de diversas formas. Acá va mi primer punto: no es malo ser especialista, es malo pensar que el conocimiento que se posee debe de regir el mundo que lo rodea. Uno de los efectos nocivos de este primer punto es que el solo “copiar y pegar” apasionadamente resta importancia a lo que uno puede crear.

En mi experiencia como especialista financiero y ejecutivo, me he visto inmerso en varias situaciones que han retado no solo a mi capacidad creativa sino también a mi capacidad de entendimiento y negociación con aquellos que buscan imponer su “visión”. De esto último entendí, y es mi segundo punto, que puedes tener cualquier grado académico, pero ello no te define. Te define el criterio para resolver problemas y muchas veces la solución no está en el área que dominas, sino fuera de ella. Si el colibrí hubiera sido especialista en física, es probable que nunca se hubiese atrevido a volar.

Cuando me pidieron elaborar este pequeño artículo mencionaron dos palabras que son muy familiares dentro de mis quehaceres: innovación y finanzas. Al escucharlas no pude evitar dibujar una sonrisa en el rostro. Por avatares de la vida trabajo en una empresa que hasta hace pocos años atrás era sólo una cadena integrada de comercialización de carne de ganado vacuno. Ahora, y luego de mucho esfuerzo, somos una cadena productiva integrada que finalizó con la adquisición de un centro de beneficio. La innovación y las finanzas fueron las bases del cambio.

La innovación quiebra viejas estructuras de mercado, deja obsoletos a viejos paradigmas, redistribuye las posiciones de poder tanto en el mercado como en la propia organización, de ahí que muchos ejecutivos se muestran reacios a ella, y lo más importante es que genera valor para la sociedad. Las finanzas permiten entender la situación de la empresa, invitan a la reflexión y facilitan cuantificar las virtudes de innovar.

Lograr un entendimiento de este tipo permite conocer qué cosas se están haciendo bien o mal y cuales se debe mejorar o hacia dónde se debe apuntar. En situación ideal, te indica en qué se debe innovar para mejorar la posición en el mercado.

La innovación probablemente es el mayor motor de desarrollo de un país. Es por ello que el Perú sigue siendo un país exportador de materia prima y de ahí la importancia que le dan los políticos a la minería en épocas electorales. Hace poco escuchaba la clase en un programa de MBA y el profesor preguntó “¿en qué país innovarían?”. Las respuestas iban algo así: “profe en Japón”, “profe en Brasil”, “profe en Narnia”. Luego de ello el profesor hizo la siguiente reflexión: “he dictado este curso poco más de dos años en Perú y nunca me han respondido que quieran innovar en su país”. La reflexión de este evento la dejo para ustedes.

Innovar es la piedra angular para nuestro desarrollo como país, de ahí a que las mejores universidades hayan invertido mucho dinero en implementar laboratorios. Lamentablemente, el asunto pasa más por la gente y no tanto por la infraestructura que se pueda importar.

 

factor de arraigo


CASOS DE ÉXITO


SÍGUENOS EN: